Archivo

Posts Tagged ‘Fair Labor Standar Act’

La Nueva Economía del Sueldo Mínimo

abril 16, 2010 1 comentario

¿Qué entendemos por sueldo mínimo?

En términos sencillos, el sueldo mínimo busca establecer una base en cuanto a la valorización del trabajo de los individuos considerando el costo de vida asociado al momento y lugar donde se desarrolla. Ahora, en términos más precisos, la Organización Internacional del Trabajo (ILO por sus siglas en inglés) establece que el sueldo mínimo corresponde a:

El monto mínimo a pagar a la mayoría de los trabajadores de un país… cual idealmente está ajustado de modo que cubra las necesidades mínimas del trabajador y/o su familia, a la luz de las condiciones socio económicas prevalecientes del país…

Una temática está en constante debate en el parlamento para la cual, diciendo la verdad de las cosas, aún no existe un completo consenso.

En contra (Milton)

A favor (Ted)

Reseña histórica

Hasta antes de 1890, en el mundo nadie hablaba de sueldo mínimo. La explotación de la mano de obra (sweatshops) era común, pero el Estado, sin ánimos de perjudicar la economía, se mantenía lo más alejado del tema como le era posible. Esto hasta que en 1894 Nueva Zelanda, a raíz de protestas y movilizaciones sindicales, decide normar el asunto promulgando el Industrial Conciliation Arbitration Act donde, por primera vez, se establece una norma que regula el salario mínimo.

En Estados Unidos la primera ley que reguló de manera crítica el asunto (nivel nacional) se promulgó saliendo de la gran depresión, en 1936 con el Fair Labor Standard Act, donde, además de “establecer un precio mínimo en el mercado laboral”, se abolió el trabajo infantil; continuando así con una tendencia que se expandió hasta América Latina con el programa Alianza para el Progreso donde EEUU promueve la regulación de ingreso mínimo per cápita.

Hoy, lo que hace 100 años atrás no era muy común, se encuentra establecido en cerca del 90% de los países del mundo, una legislación sobre el sueldo mínimo.

El debate sigue presente

A pesar de que cerca del 90% de los países del mundo regulan el ingreso mínimo (que nos indica que en general existe un consenso), la discusión sobre su efectividad económica sigue en pié.

Entre los más destacados detractores de esta política se encuentran los economistas, quienes, como uno de sus principales argumentos, señalan que el establecimiento precios mínimos en el mercado laboral genera exceso de oferta de trabajadores; implicando esto que al tratar de mejorar la condición salarial de un grupo de individuos se contribuye a la expansión del desempleo. Sumado a esto sugieren que se estaría sobrevalorando el trabajo de ciertos individuos (que quizás no merezcan ese “sobre sueldo”), desequilibrando así el mercado laboral. Hoy estos argumentos se ven debilitados por estudios empíricos recientes que muestran evidencias de que, a pesar de aumentar el desempleo en algunos sectores de la población, el establecimiento (o aumento) del sueldo mínimo no generaría grandes impactos sobre el mercado laboral, es más, con algunos más osados afirmando que contribuiría positivamente al desarrollo económico de las naciones.

Un caso concreto de lo anterior corresponda a la publicación en 1995 de Card y Krueger (Myth and Measurement: The New Economics of the Minimum Wage) donde, basados en un estudio empírico sobre los efectos de este tipo de regulación, concluyen que, en términos concretos, las barreras de salario mínimo parecerían tener un bajo (si no nulo) impacto sobre el mercado laboral, presentándose incluso la posibilidad de que, al contrario de la intuición económica, éstas contribuyan a la expansión del mismo. Sus palabras, exageradamente polémicas,  causaron efervescencia entre los economistas de la época abriendo paso a una seguidilla de críticas donde incluso premios Nobel reaccionaron (como Joseph Stiglitz y James Buchanan a favor y en contra entre otros).

Entre tanta crítica, surge un apoyo a estos investigadores de parte del premio Nobel Paul Krugman quien dijo:

…no encontraron evidencia de que frente a incrementos en el sueldo mínimo Estados Unidos se de lugar a experiencias en pérdida de empleos. Su trabajo ha sido atacado por que parece contradecir Econ 101 y por que fue ideológicamente perturbador para muchos. Aún así se ha mantenido muy bien a repetidos desafíos, y nuevos casos confirmando sus resultados siguen apareciendo.

Así se observa que la introducción de leyes sobre el sueldo mínimo (contrato social) generó una clara disrupción en los paradigmas sociales de la época, leyes que, en muchos casos, siguen siendo objeto de discordia dejando a muchos “racionalistas” (al punto de ideología) irónicamente disconformes con resultados de ciencia.

Al final…

Aún así, afinando el acento crítico sobre la normativa, no existe (aún) evidencia robusta que sirva de fundamento científico como apoyo de éstas políticas; quedándose en el espacio de lo ético alusivo a la dignidad humana y alejándose así del campo de lo racional. Si sigue creciendo  sin ánimos de ser redundante, considerando que alrededor de un 90% del mundo al menos considera el tema, podemos decir que existe una convención, un consenso que establece hoy como válida la intervención del estado en el mercado laboral (en cuanto a mínimos), sin duda alguna un golpe bajo a la teoría económica y una tremenda revolución en lo que respecta a la visión del Estado sobre los privados.

Una rápida referencia a conceptos del sueldo mínimo

Anuncios