Inicio > Uncategorized > “Género y reacciones en cadena en las redes sociales de adolescentes” Kirke

“Género y reacciones en cadena en las redes sociales de adolescentes” Kirke

“Gender and Chain Reactions in Teenarger’s Social Networks – Deirdre”

M. Kirke

¿Existe un impacto de la influencia de los pares o de la selección de estos en el consumo de cigarrillos, alcohol y/o drogas de los adolescentes? Las primeras investigaciones interesantes sobre el tema se hicieron en los años 70, y la idea era buscar la causa del aumento de la uniformidad que existe entre los iguales con respecto al uso de estas substancias.

En su mayoría, los grupos de adolescentes son homogéneos con respecto al consumo de drogas, es decir, podemos ver que en ellos todos las utilizan en cantidades más o menos iguales, ya sea esta nula o regular. La primera conclusión significativa se hizo hace 40 años, cuando Kandel dedujo que la influencia de los pares era esencial para explicar el consumo de estas substancias, sobre todo para la marihuana, pero pronto se incluyó la opción de que podía ser que no sólo existiese la influencia de los compañeros que explicase el consumo, sino que un joven que consume seleccionará como amigos  a cercanos con preferencias y conductas parecidas y este sería el segundo factor importante. No es entonces sólo que alguien consumirá dependiendo de quienes lo rodean, sino que se rodeará de ciertas personas dependiendo de la posición de estas con respecto al tema, de la compatibilidad de gustos que existan entre ambos. Y pareciera ser que el peso de la explicación es de un 50% para cada variable independiente. En 1991, Hunter, Vizelberg y Berenson lo confirmaron.

En 1993, Ennet y Bauman examinaron, basados en NEGOPY (programa que analiza la red y encuentra grupos, reconociendo miembros de cliques, liaisons y solitarios (“isolates”)) para averiguar si la posición social que tenía un individuo entre sus pares estaba asociada con su uso de cigarrillo. El experimento dividió a los estudiantes en  4 grupos, desde los populares a los solitarios, y encontró que estos últimos son los que tienen más probabilidades de ser fumadores. También confirmaron la igualdad de contribución que tienen la influencia de los pares y la selección de ellos. Sus resultados fueron consistentes con los de Pearson y West y por Fang et al. el mismo año. De manera totalmente opuesta, Abel, Plumridge y Graham hallaron un año antes que los menos conectados eran los que tenían menos probabilidades de fumar cigarrillos.


Estos resultados son totalmente contradictorios, por lo que luego se criticó que  las clasificaciones estaban mal hechas (es diferente decir que un solitario es alguien que tiene relación con sólo 2 pares a definirlo como quien no tiene ninguna), fueron muy rígidas y que los grupos eran demasiado pequeños, por lo que los efectos se sobrevaloraban. Como respuesta a esto, podemos usar como referencia un estudio hecho en 1996 realizado por Kirke a través de un censo con 298 jóvenes entre 14 y 18 años y una tasa de respuesta de 90%, que tomó en cuenta los “cliques”, “liaisons”, “dyads” y tres estructuras, fundados en GRADAP. Los solitarios fueron descritos como los que no tenían relaciones personales con sus pares, y la idea era poder diferenciar bien los grupos. Los resultados concluyeron que la similitud en el consumo de drogas de adolescentes entre sus pares era mucho más bajo que lo que se anticipaba, que variaba con respecto al tamaño del grupo y finalmente que la influencia de los pares era mucho menos importante que lo esperado basado en investigaciones previas. Los resultados añadieron que a pesar de tener contacto con jóvenes que usan drogas, esto no quiere decir que los que no usen vayan a cambiar su conducta. Otro descubrimiento reveló que la semejanza en los grupos se da más en el uso de alcohol y menos en los cigarros. En 1995 Kirke afirma que lo que sucede es que los que usan les facilitan el acceso a la droga a los que quieren consumir, pero no es que convenzan de consumir a los que no lo hacen. En el año 2004, el mismo autor hizo otro estudio gracias al que concluyó que en realidad, muchas veces los adolescentes conseguían la droga con pares que no eran los mismos con los que consumía, y que la influencia estaba más relacionada con la compañía que con los proveedores. El grupo de los pares contribuye a la compatibilidad conectando a los a que son parecidos en el consumo de substancias entre sí y los que no por otra parte, creando una especie de efecto de cadena. Con respecto a los géneros, se puede señalar que la influencia opera de manera distinta para hombres y mujeres. Para ellos, la influencia de ambos géneros es sólo importante para el tema del consumo de cigarrillo actual, es decir, en esta influyen sus pares masculinos y femeninos pero sólo en este ámbito, para el resto de las substancias, es la influencia masculina que cuenta. Por el contrario, para ellas es importante la influencia de ambos géneros para todas las substancias menos del primer cigarrillo. Paralelamente, los hombres tienden también a formar grupos más densos, mientras que las mujeres integran grupos menos densos y más pequeños.


En resumen, al encontrarnos frente a un grupo de adolescentes que tiene un consumo homogéneo de cigarrillo, alcohol o drogas, debemos buscar explicar esta similitud en base a una influencia ocurrida entre pares similares o a una selección post consumo de prójimos con conductas similares, o puede que haya sido una mezcla de ambas o que no haya sido ninguna de las dos. Puede también que exista influencia negativa desde los pares y que el comportamiento del joven abstemio no cambie. Estar relacionado con muchos consumidores no convertirá al joven automáticamente en consumidor, y llegamos del mismo modo a la conclusión que la posición social per se no está relacionada con el uso de ninguna de las tres substancias. Sí existe un proceso de efecto en cadena y en este el  género juega un rol importante. Personalmente, creo que estos estudios resultan sumamente útiles para poder combatir el consumo de drogas y el abuso de alcohol que cometen los adolescentes actualmente y que parece estar en aumento constante, ya que los efectos adversos de estos son nefastos y las políticas públicas parecen aún no tener un rumbo bien definido o efectivo para poder derrotarlos.


EJEMPLO DE RED UTILIZANDO NEGOPY:                                                                                                   EJEMPLO DE RED UTILIZANDO GRADAP:

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: