Inicio > Uncategorized > “Big Events and Networks”

“Big Events and Networks”

En este paper de Friedman, Rossi y Flom, ellos plantean que algunos  los “grandes eventos” como guerras, transiciones políticas o económicas, desastres naturales y otros, pueden desatar epidemias, refiriéndose especialmente a las transmitidas de manera sexual o sanguínea, específicamente el VIH.

 

Para entender de mejor manera de que se trata un gran evento, estos aquellos que involucran destrucción de hogares y  lugares de trabajo; ellos provocan una gran movilización de personas, sean como refugiados, cautivos, miembros de fuerzas armadas, etc.;  ellos generalmente traen violencia, causan traumas e incluso pueden causar la perdida de las esperanzas a largo plazo al punto de crear generaciones sin objetivos.

  

Esta influencia que tienen los grandes eventos en las epidemias se da por una serie de acontecimientos que surgen especialmente bajo estas circunstancias. En estos momentos se da que las parejas son separadas, por lo que se crean nuevas, en una escala mucho mayor. También se da que dado a la desesperación económica, se da más comercio sexual. 

Del mismo modo, grandes cambios  pueden ser observados dentro del uso de drogas inyectables.  Aquí también se da un cambio en los grupos de personas que generalmente se drogaban juntos, incluso estos grupos crecen y como comparten las jeringas, se facilita el contagio.

Este potencial  proceso de epidemias y contagio de enfermedades es determinado por la naturaleza de la red social preexistente, además del contexto normativo y comunicacional de este. Incluso se verá influenciado por como el gran evento modificará  estas características.

Un punto muy interesante del artículo es que plantea que estos grandes eventos son capaces de desacreditar ciertas reglas de conducta previamente incuestionadas.

Un ejemplo que dan es el caso de algunas partes de la ex Unión Soviética y de Europa occidental, donde, después de las grandes transiciones que estos lugares vivieron, muchas de las redes de jóvenes habían aceptado el uso de drogas de forma riesgosa, el sexo de alto riesgo y el comercio sexual como actividades legítimas. El proceso de reconstrucción y restauración ocurre, generalmente gracias a formas religiosas o políticas.

Finalmente, los autores explican que a pesar de ser este un tema muy poco investigado, podría ser más desarrollado para tener una mejor idea de su utilidad.

(link al artículo: http://www.insna.org/PDF/Connections/v27/2006_I-1-3.pdf )

Al relacionar lo anterior con la materia vista en clases vemos varios puntos interesantes.

En primer lugar, las redes y su poder de transmisión. Como vemos, las epidemias son transmitidas gracias a las redes, entre más extensa es la red mayor es su alcance, siendo los nodos centrales los más riesgosos.

Esto lo podemos extrapolar de los “grandes eventos” descritos anteriormente, y ver como otras causantes de creación de grandes redes sociales también están siendo denunciadas como responsables favorecer la transmisión de enfermedades sexuales. Una de ellas es Facebook, pues se argumenta que esta es una plataforma para que los jóvenes de conozcan lo que facilita el contagio. (Para ver noticia: http://www.radiobiobio.cl/2010/03/24/boom-de-enfermedad-de-transmision-sexual-en-gran-bretana-es-culpa-de-facebook/ )

También es interesante ver como durante ciertos momentos las personas son capaces de dejar de lado ciertas reglas de conducta que en otras circunstancias jamás lo harían. Un ejemplo claro de lo anterior es el gran aumento de prostitución que se da en los momentos de guerra, depresiones económicas y campos de refugiados. (Artículo relacionado: http://www.africafund cion.org/s pip. php?article5595)

Además si vemos los momentos históricos que llevaron a un cambio en los mitos racionales, podemos ver que muchos de ellos podrían ser calificados como “grandes eventos”. Como describe el texto de Roa, Modernidad y Postmodernidad, la llegada a la modernidad fue gracias a una serie de ellos, como la Revolución Francesa, la Revolución Industrial y la revolución religiosa causada por Martín Lutero. (Otra referencia: http://www.wolton.cnrs.fr/ES/dwcompil/glossaire/moderni te.html)

Como vemos, a pesar de ser un artículo muy corto, el paper anterior nos entrega una idea que puede ser relacionada con muchas de las cosas vistas en clases, como las redes, su alcance y el papel de los nodos centrales; así como los mitos racionales y los cambios de mito en mito.

Anuncios
Etiquetas: ,
  1. damianclarke
    mayo 14, 2010 en 11:02 pm

    Los “grandes eventos” de que habla este post obviamente tienen implicancias mucho más allá del campo de sociología, pero las ideas sociologícas que hemos visto en clase proporcionan una visión muy útil para el tratamiento de tales eventos. La teoría sociológica se puede poner muy relevante en el momento de tratar de diseñar políticas y programas para minimizar los efectos perjuiciales de dichos grandes eventos.

    Como Liora sugirió en su post, la cambiante naturaleza de las redes sociales facilita mucho el contagio de enfermidades trasmisibles. Haciendo un análisis sociológico de la transmisión de VIH (y otras infecciones altamente contagios) la nueva ciencia de redes sugiere algunas principales fundamentales para el diseño de programas de tratamiento. Obviamente, tenemos que examinar la estructura de las redes si queremos entender bien como se transmiten las enfermedades dentro (y entre) redes. Si los redes en cuestión son del tipo “small world” se ve un alto nivel de clustering y muy pocos vínculos de larga distancia entre los clusteres. En el caso de la transmisión de enfermedades, son estos nodos entre clusteres que son los más peligrosos. Obviamente una vez que una infección está presente en un cluster particular es muy difícil (o extremademente costoso) limitar su transmisión. Sin embargo, es bastante fácil limitar su transmisión entre clusteres ya que existen bastante pocos nodos que vínculan un cluster a otro.

    Este caso es el inverso del caso de la busqueda de trabajo presentado por Granavotter (en Fortaleza de los Lazos Débiles). En el paper de Granovetter los lazos débiles (nodos con brokerage) fueron los importantes ya que fueron estos que proporcionaron información nuevo; se ve beneficiado al tener muchos lazos entre clusters. Igualmente, en el caso del control de enfermidades los lazos con brokerage son los importantes, pero esta vez lo importante es minimizar la posibilidad que tengan de transmitir enfermidades entre clusteres. Así, si se puede diseñar programas que logran identificar los nodos (los individuos) que son puntos centrales entre muchos clusteres (es decir con alto ‘degree centrality’) despúes se puede poner una énfasis especial para asegurar que estos no se infectan, o una vez infectado no transmiten la enfermidad.

    Tal vez ya es muy tarde de tratar de limitar la transmisión de VIH entre clusteres. Lamentablemente hemos visto cuan rápido ha sido el virus de saltar desde un cluster a otro (y por ende entre naciones y entre continentes). Sin embargo, este análisis puede ser bastante útil en los casos en cuales se da cuenta temprano de la existencia de una enfermidad infecciosa, antes de que ésta tenga la oportunidad de salir del cluster en que comenzó. Así, al identificar quienes son los nodos más probables de tener contacto con otras redes, les puede tratar, o alternativamente restringir su movilidad temporalmente. Específicamente, el año pasado vimos el ejemplo de la influenza H1N1. Dado el hecho de que se identificó temprano la existencia de H1N1 y se pudo en alguna medida restringir la posibilidad de contacto entre clusteres (o en este caso países enteros) los efectos quedaban bastante restringidos. En el caso particular de H1N1, los nodos más peligrosos fueron los individuos que viajaban mucho. Una vez limitado estos nodos (por cuarentena) el virus quedó restringido de ciertos clusteres (en regiones particulares) y no se convirtíó en una epidemia mundial como el VIH.

    Obviamente este análisis no considera las limitaciones simtuacionales al tratar de restringir el alcance de una enfermidad. Cuestiones de política, costo y tiempo restringen la capacidad de recolectar información particular de la estructura de redes. Sin embargo, al considerar la ciencia de redes en situaciones en que típicamente no la han prestado mucha atención (como los autores hicieron en su artículo “Big Events and Networks”) proporciona un enfoque distinto, y información muy útil para el análisis dinámico del problema.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: