Inicio > Uncategorized > El mito sobre lo Chileno

El mito sobre lo Chileno

El mito racional de la identidad nacional

Imaginémonos el siguiente escenario (sé que es poco factible pero ilustrará mi tema central)

“Por el carácter despótico de el gobierno central, Viña del Mar decide separarse de la República de Chile y fundar la nueva República Independiente del Conosur”

¿Qué pasa con los ciudadanos de Viña del mar?: Jurídicamente hablando, dejarían de ser chilenos (sigamos asumiendo que el resto del país aceptara esta secesión) pero, ¿ellos dejarían de sentirse chilenos?

¿Cómo se forma una identidad nacional?

Dejemos de lado los conceptos jurídicos sobre qué es lo que conforma una nación y concentrémonos un momento en los sociológicos.

¿Qué significa nación?: Una nación está conformada por un pueblo que comparte una serie de rasgos en común, dígase, la lengua, la religión y una historia.

Ahora, siguiendo con nuestro ejemplo de Viña del Mar, imagínense que justo es época del mundial de football, ¿ustedes creen honestamente que el viñamarino dejará de sentirse atraído a ver a su “ex – País”, creen que no sentirá algún grado de afinidad o sentimiento cuando escuchen el himno nacional, creen que dejarán de festejar el 18 de septiembre por considerarlo demasiado chileno?

Probablemente no, al igual que esto es muy poco probable que ocurra en la realidad, pero quiero que se cuestionen por un momento qué es lo que los hace chilenos, y para eso debemos remontarnos un poco en nuestra historia nacional.

La patria nueva, Director Supremo Bernardo O’Higgins

Dejando de lado todos los pormenores de la independencia quiero que se imaginen viviendo en el preciso instante en que asume Bernardo O’Higgins como Director Supremo de Chile.

Nuestra realidad no había cambiado mucho, si ustedes hubiesen sido del pueblo llano probablemente les hubiese tocado participar en algún combate, pero lo más probable es que su vida cotidiana no se vió muy alterada.

Ahora la nueva elite gobernante, en este caso encabezada por el nuevo Director se veía en una problemática ¿Cómo hacer que los habitantes adquieran una identidad nacional? La verdad es que eso es muy difícil, pero no por cierto inalcanzable.

Recuerdo numerosas veces haber escuchado en el colegio, cuando se llegó a tocar el tema de la independencia, el cómo la junta de gobierno hizo una serie de reformas sociales.

Entre ellas podríamos destacar:

  • Prohibición de los títulos de nobleza
  • Prohibición de los escudos de armas
  • Prohibición de las peleas de gallos y toros.
  • Prohibición de las procesiones religiosas nocturnas

¿Fue nuestro gobierno el primero que se puso como objetivo el proteger los derechos de los animales? Honestamente no me imagino a ninguno de nuestros próceres preocupado sobre la crueldad cometida a animales en nuestra joven república.

La clave para entender éste mito está en las últimas dos prohibiciones que he señalado, la nueva elite quería cortar de raíz, todo aquello que se asemejara remotamente a lo español.

Si uno va alguna vez a España, podrá observar cómo, desde el pueblo más pequeño hasta las grandes ciudades, hay una rica tradición cultural, algunas tienen orígenes paganos, pero la gran mayoría se remontan a alguna celebración religiosa. Claro está que hoy en día se reducen a grandes fiestas y borracheras, pero no por ello salimos de nuestro tema ¿Dónde están éstas celebraciones en chile?

La identidad Chilena fue tomando forma, por parte de la intención de unos pocos, fue un proceso largo que se vio reforzado en parte por el aislamiento natural que tenía nuestro país, como también por las primeras guerras que nos afectaron.

No es fácil evaluar que tan hondo el sentimiento de chilenidad había penetrado en la población en general, especialmente en aquellos que vivían en el campo, el inquilino en chile

“no designa jamás su nacionalidad con el titulo de chileno, sino con el nombre de la hacienda a que pertenece” (El inquilino en Chile, Revista del Pacífico, vol, V, 1861, pág. 102)

Es más en 1870, la gente del campo seguía refiriéndose a Santiago como “chile”.

Al final el proceso fue filtrándose desde los tomadores de decisiones, hasta abajo  por todas las clases sociales, en parte por el pasar de los tiempos, en parte por la intervención del gobierno que promulgaba (inventadas) tradiciones de chile, en base a alegría y alcohol.

Hoy en día nadie pondría en duda su condición de Chileno, quiera o no a su país se siente y se ve a si mismo como diferente que sus vecinos, pero por sobre todo se ve a si mismo como parte de una nación.

El mito consiste en que esto no siempre fue así, hubo una época en que estuvimos sin historia, sin tradiciones pero por sobre todo, sin una verdadera identidad nacional.

Anuncios
Etiquetas:
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: