Inicio > Uncategorized > Patagonia sin Represas y el apagón del 14 de Marzo

Patagonia sin Represas y el apagón del 14 de Marzo

Ya en el año 1887, los faroles de la plaza de arma no necesitaban ser más encendidos por el hombre sino que eran automáticamente prendidos en base a un motor a gas. Hecho importante dado que sólo años antes, Thomas Alva Edison habría inventado y patentado la lámpara eléctrica incandescente, lo que mostraba nuestro grado de desarrollo y cultura… Así, años más tardes, la energía hidroeléctrica tomaría su lugar principal, desplazando las fuentes energéticas a carbón y a petróleo en popularidad.

En fin, ya para 1920, las centrales hidroeléctricas en nuestro país eran vistas con gran orgullo tanto en el país como en el extranjero, y además, se veía un próspero futuro ya que la abundancia de ríos en Chile daba pie para pensarlo. Por ello, la construcción de embalses y represas se comenzó a realizar a lo largo de todo el país. Éramos sin lugar a dudas un modelo a seguir entre nuestros vecinos y el mundo   http://www.profesorenlinea.cl/Chilegeografia/EnergiaChile.htm

Así, las casas de Santiago comenzaron a electrificarse y las calles ya no estarían más a oscuras. Y todo gracias a la riqueza de Chile proveniente de sus ríos y mentes innovadoras que desde un principio pensaron en el progreso para el país.

Ante este escenario descrito. Hace setenta años atrás, quién hubiera dicho ¡Patagonia Sin Represas!, quién hubiera tenido una calcomanía en su auto que dijera esa frase. Más bien hubiera sido la frase contraria. Y de alguien haber siquiera pensado que la energía hidroeléctrica era una mala idea, habría sido visto como un personaje fuera de lugar.

La mejor respuesta ante lo sucedido es en dos ámbitos.

En el primer ámbito, que involucra el pensamiento de las autoridades en la materia de los años ´20, fue la de la generación de un mito racional proveniente del modernismo, de sus ganas de progreso y autonomía. Así, la energía hidroeléctrica comenzó como una prueba (para ver si funcionaba) y se transformó en una práctica (realizándolas en varias regiones) hasta llegar a ser un mito. El mito o hecho indiscutible de ser la mejor y única fuente de energía (ya que la fuente a carbón y petróleo tuvieron la misma suerte en su época que ahora en la actualidad la hidroeléctrica).

Por la contraparte, en el segundo ámbito, está el pensamiento actual, que, por medio del progreso y la ciencia (razón), han llegado a concluir, incluso en ciertos sectores, que la energía hidroeléctrica está obsoleta, y de que incluso es dañina al medioambiente. Digo incluso, porque hay quienes sí estan a favor de las centrales hidroeléctricas pero no de las represas, sino de pequeños embalses o generación “casera” para no dañar el medioambiente.

De esta manera, de la mano del progreso y de la razón, se ha ido evolucionando en materia energética a lo largo del mundo. Generando sus respectivos adeptos. Aún así, si bien es cierto, por lo menos en sus inicios existía un consenso en creer y confiar con certeza en las centrales hidroeléctricas como la única y mejor fuente energética, en la actualidad no se puede hablar de una única y mejor dada las muchas fuentes de energía existentes y las muchas formas de llevarlas a cabo (ejemplo de esto último son las minicentrales hidroeléctricas).

Otro ejemplo de lo anterior, fue la energía nuclear, la cual, en sus inicios fue muy bien recibida, pero lamentablemente se despopularizó luego del desastre de Chernobyl http://es.wikipedia.org/wiki/Accidente_de_Chernóbil. Aún así, ahora último la gente se ha reencantado con la idea.

Bien, luego de todo lo antes expuesto, resulta ilógico pensar que dado el progreso de la ciencia y de la razón, y aún tomando en cuenta el hecho de que lo ocurrido en Chile fue uno de los terremotos más grande de la historia mundial, nos hayamos quedado a oscuras por horas, y hasta días, por el sobrecalentamiento de una subestación en el Bíobío, y más particular aún, por un sobrecalentamiento de un generador. Por este hecho, además, es peligroso, curioso y aterrorizante, que la mayor parte de Chile, incluida su capital, dependa de la misma base energética. En éste caso, del Sistema Interconectado Central.    http://latercera.com/contenido/680_233887_9.shtml

Diversas alternativas han sido puestas sobre la mesa, pero, dado que no hay consenso en cual es la mejor alternativa a realizar, el debate sigue y sigue su curso y el problema no se resuelve, más bien, “se patea entre fuentes energéticas”. Así, hay quienes piensan que una Patagonia con represas es una abominación, un crimen (miles y miles de hectáreas, flora y fauna perdidas); otros, que la alternativa es la energía nuclear (pero imagínense un terremoto); o otros que prefieren fuentes alternativas cómo las eólicas, de mareas, etc. (pero su costo es altísimo y el presupuesto escasea, sobre todo ahora). http://www.patagoniasinrepresas.cl/final/noticia.php?id_noticia=962

En fin, como conclusión, por un lado tenemos los increíbles descubrimientos de la ciencia. Que nos permitieron, entre otros, tener luz hasta en nuestras casas. Luego, tenemos el amplio avance de la ciencia en cuanto a materias energéticas, lo que nos da un mayor campo donde elegir. Pero, aún teniendo estas múltiples opciones, cada una con sus respectivos estudios, razonamientos y pruebas, tenemos la incertidumbre de cuál alternativa elegir. Pareciera ser entonces contradictorio. Nos sobran las opciones pero no elegimos ni una porque nunca se llega a consenso de cuál es mejor. Como todas son posibles, todas son conversables, por lo que se conversa acerca de todas pero no se llega a nada.

Por último, no justifico una Patagonia con represas, el propósito de este ensayo va más allá.

Va, en primer lugar, dirigido a dar explicación a un mito racional actual. Pareciera ser que hoy en día se ha transformado en una convención social (algo que se da por hecho), el que la idea de hacer una represa es descabellada e innecesaria, pero hace años atrás hubiera sido todo lo contrario, nadie hubiera dudado en hacerla, por lo que probablemente no hubiera ocurrido el problema del apagón del día 14 de marzo del 2010.

Y en segundo lugar, y como consecuencia de dicha convención social, el hecho de que no se llegue a consenso (por las muchas alternativas) en cómo se debe arreglar la actual situación energética estancada en Chile, ya que si queremos seguir progresando y ser desarrollados finalmente, no podemos depender, cómo país, del posible sobrecalentamiento de un generador.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: